subscribe: Posts | Comments | Email

¿La apertura comercial de México o el proteccionismo de Brasil?

0 comments

En el 2012 la economía Brasileña se vio frenada por la pérdida de competitividad de un modelo demasiado dependiente del mercado interno, mientras que México sigue disminuyendo sus costos de producción y se beneficia al máximo de su apertura comercial, señalaron analistas a la AFP.

La mayor economía latinoamericana y sexta del mundo se expandirá apenas 1,27% este año según estimaciones oficiales, frente a 2,7% el año pasado y 7,5% en 2010, lastrada por el costo creciente de la mano de obra, una caída de las inversiones y la desaceleración china.

En tanto México, una de las economías más afectadas por la debacle financiera de 2008 y 2009 en Estados Unidos, crecerá a tasas de 3,5% a 4% en 2012. Los mexicanos se benefician del lento repunte de su principal socio comercial, pero sobre todo de una importante caída del ‘costo país’, que le permite atraer inversiones en el sector industrial, crear empleo y valor agregado para exportar.

“Brasil es una economía cerrada, donde el producto crece en base a la demanda interna y dentro de la demanda interna más que nada el consumo interno, no tanto la inversión, mientras que México es más dependiente del sector industrial de Estados Unidos”, explicó este experto para quien los dos países crecen a bajo ritmo en comparación con otras naciones emergentes.

El jefe de Macroeconomía de la consultora brasileña Tendencias, Juan Jensen, dijo que la desaceleración de Brasil se explica por una importante pérdida de competitividad, la cual se observa en salarios que crecieron muy por encima de la inflación, y muy por encima de la productividad. “Brasil perdió porque es más caro producir aquí”, afirmó.

México en cambio, apuesta a seguir bajando sus costos para competir incluso con China, en donde las empresas deben destinar cada vez más dinero para producir.

“México sigue siendo una región de bajo costo en la mano de obra, tiene infraestructura para algunos sectores de bienes duraderos” como automóviles, computadoras o aparatos eléctricos “que le permite ampliar rápidamente la base de producción para exportar a Estados Unidos”, argumentó Octavio Gutiérrez, economista principal del banco BBVA en la capital mexicana.

Eso explica la reubicación de plantas industriales en México y “es uno de los pilares” del desarrollo mexicano, afirmó. Con ello, el país del norte alcanzó la mayor participación de su historia en ventas de manufacturados en Estados Unidos: “12% del total” del mercado estadounidense.

“México ha aumentado los costos unitarios de la mano de obra muy por debajo de Brasil y se ha estado equiparando en costos con China”, explicó Gutiérrez.

Para los economistas, la diferencia de enfoque en materia de comercio exterior es un factor clave para explicar los resultados industriales, comerciales, y en definitiva, la brecha que existe en la expansión económica de México y Brasil.

“Brasil está casi volviendo a su modelo de los 60, que era mirando para adentro, que era más proteccionista, dando subsidios a las empresas”, resumió Claudio Loser, presidente del centro de análisis Centennial Group para América Latina y ex director del departamento para las Américas del FMI.

“México ha mantenido esta posición de apertura con Estados Unidos, con Asia en términos industriales y en general en términos de su estructura productiva, mientras que Brasil se ha metido para adentro”, añadió.

Jensen, de Tendencias, coincidió. “Una diferencia entre Brasil y México que es relevante es que mientras Brasil se cierra para el comercio mundial, México ha abierto sus fronteras haciendo acuerdos de libre comercio inclusive con China. Haciendo eso México importa insumos baratos, agrega valor y reexporta ese bien para Estados Unidos, incluso para Brasil”.

Aunque adoptó “medidas de restricción de importación” que pueden limitar el crecimiento futuro de la productividad al encarecer el ingreso de tecnología, a corto plazo la baja de impuestos al sector industrial y un tipo de cambio desvalorizado deberían ayudar a la industria y el PIB debería crecer en torno al 3,2%, estimó.

En México en tanto, se abre un período de expectativa con el nuevo gobierno de Enrique Peña Nieto, señaló Briozzo, de Standard & Poor’s. “Si este gobierno puede avanzar en reformas, creo que esos pueden ser cambios importantes”.

“Los dos países han hecho una lucha muy efectiva en reducción de la pobreza pero México tiene una economía que a la larga está siendo más efectiva y mejor integrada con el mundo que Brasil, que se durmió un poco en los laureles”, concluyó Loser.

http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201212162255_AFP_TX-PAR-GTC01

Ale (383 Posts)


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA Image

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>